Una forma diferente de mirar el mundo...

Cerramos con postigos las ventanas de nuestras mentes.
Encerramos y sometimos a los pensamientos de mil formas diferentes.
Y ellos encontraron una alternativa para brotar libres.-

sábado, 15 de enero de 2011

LA CHICA MÁS BONITA DEL MUNDO

Para ... la chica más bonita del mundo (aunque le falte una muela).

El miércoles fue un día raro. La mañana se me hizo eterna y no pude evitar sentirme triste. Luego llegó la tarde.
Primero pasé una hora increíble con mis niños del taller de teatro. Me recibieron con un "te quiero, seño" que me arrancó la primera gran sonrisa del día (qué raro que a veces los abrazos más pequeños te hagan sentir TAN GRANDE). Luego les conté el cuento que vamos a interpretar para final de curso: "El país que no tenía colores" y verlos ahí, sentados, callados (¡milagro!), mirándome y comprendiendo todas y cada una de las palabras.... eso apartó de mi toda la pesadez que la mañana había instalado en mis pensamientos. Terminé radiante, feliz.
Después trabajé con María e Inma unos monólogos intensos, duros y muy tristes. Pero verlas arriba, en el escenario, fundidas con el negro de las cortinas y el suelo, derramando su ilusión en cada palabra, creciéndose cada vez que repiten su trabajo... eso también me regaló un poco más de alegría. Adoro el olor del teatro.
Terminé tomando algo con un amigo, charlando de cosas que no siendo importantes consiguen que te evadas de las cargas de tu alma. Tomar algo con mis amigos consigue que nade hacia arriba. Y es que algunas veces, aunque la gente me tenga en frente, yo no estoy ahí. Estoy hundiéndome, ahogándome en un mar que no tiene fondo. Es como si un peso me arrastrase a las profundidades de ese mar que me da pánico. Mis brazos no pueden sostenerme, no consigo nadar hacia arriba, no consigo salir. Pero esa cerveza con los amigos, ESE CAFÉ TAN OPORTUNO (aderezado con un pastel compartido a la mitad) consiguen darme la fuerza para nadar hacia arriba. Es como si unas manos penetrasen en esas aguas que tanto me pesan y me elevasen hacia arriba, consiguiendo que alcance el aire que tanta falta me hace....
Al llegar a casa, le envié un mensaje a la chica más bonita del mundo: "Guapa! Mejorare. Un beso muy fuerte, princesa!". Y ella, la chica más guapa del mundo, me contestó rápida: "Te echaba de menos".
Y con esa frase consiguió provocarme la sonrisa más grande de todo el día y me hizo recordar todas las veces que ella me reconforta, que me coge en sus brazos, que me da besos generosos, que me saca de los abismos de esas aguas profundas que amenazan con tragarme, que me hace sentir importante y querida.... me hizo recordar tantas cosas...
Se que no se deben compartir los mensajes secretos (eso debería estar gravemente penalizado) pero se que no se va a enfadar porque ella es LA CHICA MÁS BONITA DEL MUNDO.